Centro Evangelístico Peniel

Menú+
Y ASÍ COMENZAMOS

En el año de 1981 celebramos en nuestra ciudad una gran cruzada con los muy conocidos evangelistas Hermanos Jimenénez, ese esfuerzo Evangelistico dejó a Valencia conmovida, como que si la gente quisiera más.

Interpretando ese momento espiritual comenzamos a buscar un lugar para comenzar a dar cultos. Fue allí cuando encontramos el lugar donde nació el CEP. Siguiendo la modalidad del momento dimos una campaña en ese lugar la cual predicó, quien para ese entonces era Evangelista, José Hernández. Fue el 18 de mayo de 1981 cuando se inició el Centro Evangelístico Peniel.

PRIMERA SEDE

En la Urbanización Popular 13 de Septiembre permanecimos alquilados por 5 años. Oramos al Señor porque no queríamos irnos lejos del lugar de inicio, fue entonces cuando un vecino puso en venta su casa la cual nosotros, en un salto de fé, adquirimos.

Esa pequeña casa fue remodelada hasta tener un pequeño auditorio como para 80 personas. La iglesia comenzó a crecer e igualmente la visión de la construcción de un edificio de tres pisos. Sin irnos del lugar y con mucha incomodidad iniciamos la construcción. La primera parte fue el auditorio como para 200 personas. Luego hicimos otra remodelación que nos llevó a ocupar todo el pequeño terreno, quedando un auditorio para 350 personas.

SEGUNDA SEDE

Esto dejó de ser el 22 de Enero de 2012, ya que a partir de esta fecha el CEP se mudó a otra sede que hemos denominado Sede Megatemplo. Una extensión de casi una hectárea y media (15.000 metros cuadrados) y más de 4000 metros de construcción.

CONSTRUCCIÓN
SEDE MEGA

Este templo tiene dos
auditorios, el mayor para
2000 personas y otro para
unas 1000. Todo esto sin
contar el área administrativa,
varias salas de baños
y un estacionamiento
sumamente amplio

SEMBLANZA

El CEP se ha desarrollado como una iglesia Integral lo cual se traduce en aquella que intenta abarcar las más sentidas necesidades del individuo. Es una iglesia que trabaja con Grupos de Crecimiento (GF) y crece y practica con disciplina el Discipulado como un medio para la adquisición del carácter de Jesús.

  • Misión

    "Convertir almas a Cristo, enseñarles a parecerse a Él, para que con alegría le exalten e integrales a la familia de Dios y traer victoria a través de la oración."

  • Visión

    "Ser una iglesia para la ciudad"

La Sede Sur

Calle 66 cruce con la Avenida 99-A N° 99-35 a escasos 150 metros de la Avenida Bolívar Sur o Las Ferias, Sector 13 de Septiembre, Valencia.

La Sede Mega

Zona Industrial Ernesto Luis Branger entre la Estación de Bomberos y la Estación de Servicio Texaco, Valencia.

PASTORES PRINCIPALES
José Hernández

Nació en la ciudad de Calabozo, Estado Guárico, Venezuela. Se convierte a Cristo cuando apenas contaba con 10 años de edad y desde el principio manifestó un gran apego a las cosas de la iglesia.

Comienza a predicar desde los 14 años de edad y se compromete con el ministerio desde los 16 años. Su gran interés por el conocimiento de la Palabra de Dios lo llevan a años de estudio los cuales le han generado:

Dos Licenciaturas (Ciencias Sociales y Teología), Maestría en Trabajo Pastoral y Doctorado en Estudios ministeriales por la Universidad Logos. Cuenta además con Diplomado en Negociación y Resolución de Conflictos dado por la ONU y la UPEL. Es Locutor Comercial. El Pastor Hernández ha estado involucrado con la fundación

y consolidación de muchas iglesias en el territorio nacional y formador de muchos ministros y líderes en todos estos años de su ministerio. Es autor de los libros De Todo Un Poco, El Fruto de Espíritu, El Carácter de Jesucristo en la Vida del Creyente.

Esther Veracierta de Hernandez

Nacida en un hogar cristiano en San Tomé, Estado Anzoátegui, Venezuela. Desde niña ha estado en la iglesia y su deseo y oración fue casarse con un pastor y servirle al Señor. Su ministerio en la iglesia estuvo vinculado a la alabanza y la adoración.

La misma fuerza del llamado la lleva al Instituto Bíblico Peniel donde se gradúa con méritos académicos en Teología. Fue la primera mujer graduada de esa institución. Posee Diploma de la Escuela Internacional de Ministerios en Estudios Bíblicos y Un Diplomado Internacional acreditado por la ONU y la UPEL en

Negociación y Resolución de Conflictos. Tiene una Licenciatura en Estudios Ministeriales por la Universidad Logos. La Pastora Esther desarrolla un fructífero ministerio en el CEP en la Consejería Familiar y Personal y en la Enseñanza y el Discipulado asimismo en la atención del Ministerio "Mujeres Llamadas con Propósito".

Preside el Ministerio Vaso Frágil el cual está dirigido a la formación del liderazgo de las mujeres. Los Esposos Hernández - Veracierta tienen una hija llamada Ronelsy la cual es Pastora de Jóvenes y está casada con Azarías Zamora, Pastor del Área de Cuidado Congregacional.

PASTORES DE ÁREA
Azarías J. Zamora H.

Pastor de Área Congregacional, es Psicólogo (UAM).

Graduado en Estudios Bíblicos por la Escuela Internacional de Ministerios.

Ronelsy H. de Zamora.

Pastora responsable de la pastoral Juvenil. Es Bionalista (UC).

Graduada en la escuela Internacional de Ministerios con el Diploma en Estudios Ministeriales.

Antolino Escalona Rivas

Pastor del Área de Cuidado Ministerial.

Graduado con Básico en Teología (IBP) y de La Escuela Internacional de Ministerios Diploma en Estudios Ministeriales.

DECLARACIÓN DE FÉ

Esta declaración de fé refleja la extensa corriente principal de la tradición evangélica conservadora, la cual concuerda con las enseñanzas de la Biblia y ha resistido la prueba de la historia y de la experiencia. El Centro Evangelístico Peniel acepta y enseña, por lo tanto, éstas como nuestra regla de fé.

  • LAS ESCRITURAS

    Creemos que la totalidad de la Biblia es la inspirada Palabra de Dios y que hombres de Dios “fueron inspirados por el Espíritu Santo” para escribir las palabras de la Escritura. La Biblia, por lo tanto, en sus manuscritos originales, no contiene error (es inerrable). Dios ha preservado la Biblia en forma sobrenatural y esta es la única y final autoridad para la fe y para la vida, proveyendo estímulo, guía, consuelo y enseñanza para la instrucción en justicia (2. Tim: 3.j6-17; 2 Pe: 1:20-21).

  • LA TRINIDAD (DEIDAD)

    Creemos en un solo Dios que existe eternamente en tres personas distintas (El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo), cada una de las cuales es totalmente e igualmente Dios; posee toda la naturaleza y atributos divinos, y es totalmente digna de nuestra adoración y servicio (Deu. 6:4; MaL 28:19; Juan 1:14,10:30; 2 Cor. 13:14)

  • DIOS PADRE

    Creemos que Dios Padre es la Primera Persona de la Trinidad, Dios es eterno, inmutable, todopoderoso, omnisciente, omnisapiente, omnipresente, todo amor, completamente justo y perfectamente santo, soberano gobernador y sostenedor del universo. El es el Padre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y Padre de todos los creyentes (Gén. 1:1; Efe. 4:6; Juan 1:12-13, 5:19-21, 17: 1-5:Isa. 40:21-28,43:10-13,46:8-11; Rom. 8:14-16).

  • DIOS HIJO

    Creemos que Jesucristo es la Segunda Persona de la Trinidad y es el eterno unigénito Hijo de Dios quien se hizo carne para revelar a Dios al hombre, para cumplir la profecía y para ser el Salvador del mundo perdido. En el momento de su encamación, Jesucristo no dejo de ser Dios en modo alguno, de manera que él es totalmente Dios y totalmente hombre, dos naturalezas inseparablemente unida en una sola persona, por toda la eternidad. Jesús fue concebido milagrosamente por el Espíritu Santo; nació de la virgen Maria; vivió una vida sin pecado; murió en la cruz como sacrificio expiatorio, suficiente, sustitutivo por todos los pecados, de todos los hombres, de todas las épocas; fue sepultado; se levantó corporalmente de entre los muertos ascendió físicamente al cielo en su cuerpo resucitado glorificado; está sentado a la derecha del Padre llevando cabo su ministerio de intercesión; volverá para toma a su novia la iglesia en el aire; y por último retomará a la tierra corporal, personal y visiblemente, para dar fin a las historia de la humanidad y consumar el eterno plan de Dios, mediante la ejecución del juicio y la introducción de su reinado en su Reino Milenial al cual le seguirá el eterno estado de las cosas (Juan: 1:1, 14, 18, 3:16; Luc. 1:30-35; FIl. 2:5-8; Col. 2:3~9; Mar:10:45; Hech, 2:22-24;Juan 1:29; Ram. 3:25-26; Heb. 10:5-14; 1 Pe. 2:24; 1 Pe. 3:18; Juan 20:20; fil. 3:20-21; Heb1:3 Rom. 8:34; 1 Juan 2:1; Hech. 1:11;Heb. 9:28:1 les. 4:13-18 2 Tos. 2;7; Mat 24:44; Apo. 19:11; Apo. 21-22).

  • DIOS ESPIRITU SANTO

    Creemos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad. Quien vino al mundo el día de Pentecostés especialmente para glorificar a Jesucristo habilitar a los hombres para que hicieran suya la salvación forjada por Jesucristo. El Espíritu Santo es el medio principal tanto para traer convicción de pecado al hombre, cómo para la regeneración de éste. Simultáneamente con la salvación, el Espíritu Santo imparte vida nueva, bautiza al creyente dentro del cuerpo de Cristo (Su Iglesia), habite en forma permanente en el creyente, y sella al creyente asegurándole para el día de la redención. El Espíritu Santo llena (dirige y controla) aquellos creyentes que se someten a El. Capacite a los creyentes para que fructifiquen y fortalece a los creyentes para que vivan una vida libre del domino del pecado. También creemos que el Espíritu Santo imparte dones espirituales a los creyentes con el propósito de edificar a la Iglesia de acuerdo con las enseñanzas de la Escritura (1 Cor. 13:8, 14:22; Juan 18:7-15; 1 Cor. 819 y 12:13; Efe. 1:13-14 y 4:30; Gál. 5:16-17, 22-23: Rom. 8:5-13).

  • EL HOMBRE

    Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios, que no llegó a existir como resultado de una evolución sino que su creación fue un acto directo de la voluntad y poder de Dios. Fue creado para dar gloria, adorar y servir a Dios, así como para tener comunión con él. La desobediencia del hombre fue la causa de que éste cayera en pecado, lo cual trajo como consecuencia, tanto la muerte física como la espiritual; por la muerte, el hombre quedó separado de Dios. La naturaleza del hombre se corrompió y está totalmente perdido, “muerto en delitos y pecados”, es incapaz de salvarse a sí mismo y sus propios méritos y esfuerzo son insuficientes para que pueda restaurar su comunión con Dios (Gén. 1:26, 2:6,17, 3:17-24; Isa. 59:1-2: Rom. 3:9-19, 23, 5:8-8; Luc. 18:2—27 Efe. 2:1-3).

  • SATANÁS

    Creemos que Satanás es el instigador del pecado, un ser espiritual real, y no simplemente la personificación del mal. Satanás es un ángel caído, que, por el soberano consentimiento de Dios, recibió poder temporal para gobernar la tierra. Fue totalmente derrotado en la Cruz, sin embargo, la ejecución de su juicio ha sido pospuesta por Dios hasta después del Reino Milenial que será cuando Satanás sea lanzado eternamente al lago de fuego. Mientras tanto, él engaña al mundo y busca el establecimiento de su falso reino sobre la tierra, para desacreditar a Dios y blasfemar contra El y para tentar, acusar, atacar y destruir a todo aquel que cree en Jesucristo. El creyente puede presentar resistencia contra él mediante la fe en Jesucristo y la dependencia en el poder del Espíritu Santo (Gén. 3:1-5; Isa. 5:8-9; Stg. 4:7; Apo. 12:9, 20:1-3, 7-10).

  • LA SALVACIÓN

    Creemos que la sangre derramada por Cristo en la Cruz provee la sola base para el perdón de pecados y obtención de la salvación, la cual es el don gratuito de Dios mediante la fe. La salvación es efectuada por la obra generadora del Espíritu Santo y jamás puede ser conseguida mediante obras o méritos humanos personales. La única y sola forma como una persona puede apropiarse de la salvación es poniendo su fe en la obra terminada por Cristo. El arrepentimiento es el cambio y retorno a Dios y abandono del pecado, forma parte, y no está separado de la fe que cree y confía. “El Evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree...” y aquellos que reciben a Jesucristo por medio de la fe son nacidos de nuevo, sus pecados les son perdonados, vienen a ser hijos de Dios, son una nueva creación en Jesucristo y “son sellados por el Espíritu Santo para el día de la redención”, siendo protegidos por el poder de Dios. (Efe. 1:7; Juan 1:12-13, 3:1-7 y 1416; 2Cor 5:17; Rom. 1:18,10:9-10; Efe. 2:8-10; Rom. 8:14-17 y 31-39; Juan 10:27-29, 14: 6; Hech. 26:20; 1 P. 1:3-5).

  • LA VIDA CRISTIANA

    Creemos que todo aquel que cree en Cristo debe vivir para El y no para si mismo y debe, mediante el poder del Espíritu Santo que mora en él, permitir que la vida de Cristo se manifieste a través de la suya para la gloria de Dios. Mediante el diario desarrollo de la obediencia a la Palabra de Dios, cada creyente debe madurar y ser progresivamente, más como Jesús. Descansando en el poder del Espíritu Santo, cada creyente debe vivir una vida santa; no satisfacer los deseos de la carne; practicar sus dones espirituales para el crecimiento del cuerpo de Cristo; testificar para Cristo, involucrarse personalmente en la formación de discípulos con objeto de dar cumplimiento a la Gran Comisión; realizar buenas obras y llevar fruto parÉ la gloria de Dios. (Gál. 2:20; 1 Pe. 115-16, 2:lt 2 Cori 5:14-15; Rom. 6: 11-13; Efe. 2:10,4 11-12,4:22-24; 1 Pe. 410-11; Hech. 1:8; M~ 28:18-20; Col. 1:10; Juan 15:8 y 16).

  • LA IGLESIA

    Creemos que la iglesia es el cuerpo de Cristo, de la cual El es la cabeza y cuyos miembros son todos aquellos que verdaderamente han recibido a Cristo por medio de la fe. La iglesia local es una expresión tangible del cuerpo de Cristo en una localidad en particular. Debido a que todos los miembros del cuerpo de Cristo están unidos en El por el mismo Espíritu deben, por lo tanto, vivir en amor, armonía y unidad; luchar por el mismo propósito y aceptar aquellas prácticas denominacionales (aunque sectarias) que se basan en una sincera interpretación de la Biblia, que no tienen relación directa consustanciales asuntos doctrinales y que, en la práctica, no son causa de división ni constituyen un obstáculo para el ministerio. Creemos que el propósito de la iglesia es dar a conocer a Cristo a los hombres perdidos, hacer discípulos y glorificar a Dios en la tierra (1 Cor. 12:12-27; Efe. 1: 20-23, 4:1-4, 4:12-16; Mat. 28:18-20; Juan 17).

  • LAS ORDENANZAS

    Creemos que las únicas dos ordenanzas para la iglesia reconocidas por la Escritura, son el bautismo por agua y la Cena del Señor. El bautismo por inmersión en el agua es un acto de obediencia que, realizándose después de la salvación, describe simbólicamente la muerte del creyente al pecado, la sepultura del viejo hombre, y la resurrección a una nueva vida. La Cena del Señor celebra compañerismo y comunión con Cristo y simbólicamente conmemora Su muerte y anticipa Su segunda venida. (Mat. 28:19; Hech: 10:4748; Luc. 22:19-20; 1 Cor. 11:23-28; Rom. 6:3-4).

  • EL ETERNO DESTINO DEL HOMBRE

    Creemos que en el momento de morir, todo creyente va inmediata y conscientemente a la presencia y compañía del Señor para esperar la resurrección física y la glorificación de su cuerpo cuando Cristo retorne a la tierra. El creyente entonces gozará de la vida eterna con Dios, acompañándole, adorándole y sirviéndole por toda la eternidad (2 Cor: 5:6; 1 Cor: 15:12-58; Luc. 23: 39-43; 1 les. 4:13-18; Juan 3:16; Apo: 21:22). Creemos que en el momento de morir, todo aquel que no creyó en Cristo queda inmediata y conscientemente separado del Señor, esperando por la resurrección física de su cuerpo destinado a juicio, condenación y castigo eterno (Luc. 16: 19-31; Juan 3:18 y 36; 2 Tes. 1:5-10; Apo. 20:5 y 11-15).

  • LAS COSAS FUTURAS

    Creemos que el siguiente evento profético será el arrebatamiento (rapto) de la iglesia cuando el Señor Jesucristo regrese en el aire para recibir en Sí mismo a todos los creyentes de la Era de la Iglesia (Juan 14:1-3; Tit. 2:11-14; 1 Cor. 15:51-52; lTes. 4:13-18; Fil. 3:20-21). Al arrebatamiento (rapto) de la iglesia seguirá el período de siete años de la Gran Tribulación como cumplimiento de Dan. 9:24-27, cuya descripción está en Apo. 6:1 a 19:21; periodo durante el cual Israel será purificado, el mundo entero probado y la ira de Dios derramada contra el pecado (Jer. 30:7; Mat. 24; Apo. 3;1O; 1 Tes. 5:9-11).

Creemos que al final de la gran tribulación, el señor Jesucristo en Su segunda venida, regresará física y personalmente a la tierra en la misma forma como ascendió, con poder y gran gloria, para ejecutar juicio e introducir el Reino Milenial, durante el cual El reinará sobre la tierra por 1000 años con rectitud, justicia y paz, para que se cumpla la promesa de Dios en Su Pacto con Israel Hech. 1:18-11; Apo. 19:11-21, Eze. 37:21-28; Isa. 11:9; Apo. 20:1-6)

Creemos que el reinado de 1000 años de Cristo en la tierra, será seguido por el juicio final de Satanás, cuando sea lanzado eternamente dentro del lago de fuego; por el Juicio del Gran Trono Blanco y la resurrección corporal de aquellos que no creyeron en Cristo; por la creación de cielos nuevos y tierra nueva, y por el eterno estado de las cosas (Apo. 20-22; 2 Pe. 3:1-14)

CONTACTO

Envíanos tu petición de Oración

Asunto (Petición de Oración) Nombre Correo Eléctronico Número de Teléfono Mensaje ENVIAR
Ubícanos en cualquiera de nuestras sedes
Sede Sur

Calle 66 cruce con la Avenida 99-A bajo el número 99-35
a escasos 150 metros de la Avenida Bolivar Sur Las Ferias,
Sector 13 de Septiembre, Valencia.

Horario de Servicios

Mar Dom
06:00 PM 05:00 PM
Sede Mega

Zona Industrial Ernesto Luis Branger
entre la Estación General de Bomberos
y la Estación de Servicio Texaco, Valencia

Horario de Servicios

Mar Dom
06:00 PM 09:00 AM